La odisea de los tortugueros en el sur de Tecoluca.

Huevos de tortuga. Foto | William Arias

La extracción furtiva de huevos de tortuga marina ha llevado a muchas especies al borde de la extinción, considerados popularmente como afrodisíacos han pasado a formar parte de la cocina, con los cuales se preparan platillos exóticos llevando consigo la promesa que el varón tendrá un mejor rendimiento sexual, esto solo puede estar lejos de la realidad, lo cierto es que los huevos de quelonio son altos en colesterol, comerlos regularmente podría ocasionarte un infarto u otras condiciones derivadas, a esta problemática debemos sumarle otros factores como el impacto medioambiental que la civilización causa en los océanos y línea costera (contaminación, depredación de hábitat. Etc.)

Hace 11 años se inició un proyecto en pro de la protección de las diversas especies de tortugas marinas que anidan en Tecoluca, específicamente en la playa “Los Negros” Isla Montecristo, la iniciativa busca proteger los huevos de tortuga en corrales que tienen la función de ofrecer las condiciones que un nido necesita cumplir para garantizar la incubación.

Foto | William Arias

En estos corrales se pueden encontrar huevos y neonatos de 4 de las 7 especies existentes en el globo, el mayor número de huevos pertenecen a la tortuga golfina (Lepidochelys Olivacea), en menor cantidad de carey (Eretmochelys Imbricata), prieta (Chelonia Agassuzii) y laúd (Dermochelys Coriácea).

Este proyecto socio-ambiental se debe a la cooperación de ONG´s – ROLA, FIAES, ASIDCOSTA, Asociación Mangle, ECOVIVA­–, la participación activa de las comunidades vinculadas (Los Naranjos, Puerto Nuevo, La Pita, Tirana e Isla Montecristo), actores locales, los más de cien tortugueros que recolectan los huevos y personal encargado de los corrales, todos trabajando con el objetivo en común de conservar las múltiples especies que visitan anualmente las playas del extremo sur del departamento de San Vicente.

We Studio nos lleva a conocer de primera mano la odisea de los tortugueros tecoluquenses y los corrales o viveros de incubación, ­­­­«Tuvimos mucha suerte de poder filmar una tortuga depositando sus huevos… ya que la temporada alta es en el mes de Julio», menciona William Arias, uno de los fundadores del canal de YouTube que se dedica a dar promoción a los destinos turísticos en especial los de la Capital del Marañón.

Los quelonios o tortugas como toda especie que coexiste con la humanidad en este planeta poseen una gran importancia ecológica, a manera de metáfora algunas especies son las jardineras de los océanos y otras favorecen al control de especies.

Para reflexionar los datos estadísticos mencionan que el 1%  de los neonatos de tortuga logra sobrevivir hasta la edad adulta, la mayoría culmina su vida siendo depredados incluso sin poder nadar por primera vez, si llega a la vida adulta podría tener una longevidad de hasta 80 años recorriendo los océanos a la deriva de las corrientes cálidas y tocando tierra exclusivamente para desovar en la misma playa donde “rompieron el cascaron”.

Actualmente se busca desarrollar este proyecto como oferta turística «como parte de las iniciativas del ecoturismo local, queremos dar inicio a un proceso de sensibilización (sobre la conservación de los quelonios), pensamos en hacer recorridos a la playa con personas que nos visiten…», expresa Giovanni Díaz presidente de ASIDCOSTA.

Tecoluca es un municipio que posee gran variedad de fauna y flora, desde la introducción del turismo como actividad económica se pensó en la modalidad Ecológica, donde las comunidades juegan el papel principal en la protección y conservación del hábitat, llevando desarrollo económico y socio-ambiental, una visión que los tecoluquenses nos hemos propuesto a perpetuar.

Foto | William Arias

Agradecimientos especiales a We Studio y ASIDCOSTA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *